jueves, 26 de abril de 2018

Incumplimiento del acuerdo sobre dietas internacionales de corta duración.


En diciembre de 2014 la RLT firmamos con la empresa un documento que regulaba todo lo concerniente a las dietas para desplazamientos internacionales de corta duración en Indra.



Tras el incumplimiento por parte de la Dirección del articulado de este documento, desde CGT lo denunciamos.



Ayer 25 de abril mantuvimos una reunión en el SIMA los sindicatos de Indra con la Dirección de RRLL por lo anteriormente señalado, es decir, la no aplicación del acuerdo del Modelo de Asignaciones Globales de Corta Duración.



El resultado al que se llegó es la puesta en marcha el mes próximo de la Mesa de Seguimiento del MAG y el reconocimiento explícito por parte de la empresa del documento que adjuntamos junto a este correo, que es el mismo que se firmó en diciembre de 2014.



Por lo tanto, exigid que se os aplique este documento y no las modificaciones posteriores que se os hayan aplicado unilateralmente y que carecen de validez. Prestad especial atención al día de llegada, en el que siempre se os debe de pagar media dieta o dieta completa.

 




Sección Sindical CGT Indra Metal

Sección Sindical CGT Indra Consultoría

1º de Mayo.


Se cumplen ahora 10 años de esta crisis del sistema capitalista, una crisis que no es más que otra herramienta de la gran patronal, de las multinacionales y de los dueños de la banca, con la complicidad de un sistema político corrupto, para aumentar sus enormes beneficios siempre a costa de los derechos de la ciudadanía y especialmente de la clase trabajadora. Esta crisis es en realidad una gran estafa.

Llevamos 10 años en una situación de emergencia social, donde ya no solo las personas sin trabajo están bajo el umbral de la pobreza, sino que más del 14% de las personas con trabajo son pobres como consecuencia de la precariedad de los nuevos contratos de trabajo, con contratos parciales y sueldos de supervivencia, que constituye la nueva realidad laboral de indignación. A ello se suma el retroceso en el poder adquisitivo que han sufrido las pensiones, ocasionando que uno de cada tres pensionistas esté por debajo de ese umbral de pobreza, a la vez que ha aumentado la brecha salarial de género, tanto en los salarios como en las pensiones.
Nos enfrentamos a un ataque ideológico y estratégico que pretende que lo que hasta hace poco tiempo eran derechos sean ahora negocio: la educación, la sanidad, las pensiones… todo aquello que en suma es nuestro, de todos y todas, se está convirtiendo en dividendos para las grandes corporaciones empresariales. A cambio nos obligan a rescatar bancos y autopistas, pagando una deuda que no es nuestra, pagando una deuda que es ilegítima y que en gran parte procede de la corrupción. Nos están estafando.

Desde la CGT decimos que no vamos a resignarnos a que los bancos sean más importantes que las personas; desde la CGT nos negamos a que buena parte de los servicios públicos sigan siendo privatizados y precarizados; desde la CGT no consentiremos que se desmantele el sistema público de pensiones; en la CGT no aceptamos que la clase trabajadora vea reducidos sus derechos todos los días con nuevas reformas laborales.

Es hora de que se produzca un reparto del trabajo reduciendo la jornada laboral, acabando con las horas extras y adelantando la edad de jubilación para que todos y todas podamos tener trabajo. Deben recuperarse los servicios públicos privatizados, donde solo sea importante la eficiencia de los mismos para que de verdad exista una protección social que sea pública y universal, para todas y todos. Es imprescindible repartir la riqueza a través de una reforma fiscal que haga que quienes soporten la mayor parte del gasto sean las grandes fortunas y corporaciones, que son las que han visto incrementados sus beneficios con esta crisis-estafa. Hay que acabar con el fraude y los paraísos fiscales.

Para la CGT la resignación no es una opción, es hora de ocupar de nuevo las calles, es más necesario que nunca que la CGT esté presente allí donde se producen situaciones de injusticia social, es necesaria una movilización permanente de la CGT contra este sistema corrupto, convocando y participando en cuantas movilizaciones sean necesarias para conseguir una sociedad autogestionaria, antipatriarcal, ecologista, no racista ni xenófoba... libertaria.

LA ESTAFA CONTINÚA
SEGUIMOS EN LAS CALLES
Viva el 1º de Mayo






martes, 24 de abril de 2018

28 de abril Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo.

“La desigualdad de trato ante la vida y la salud laboral: el genocidio “silenciado” de cientos de miles de personas afectadas por el amianto”

La declaración de los derechos universales de la ONU, están asumidos e instituidos por la mayor parte de las Constituciones de los países del mundo occidental. Las mismas declaran como derechos fundamentales o inalienables de todos los seres humanos el derecho a la vida, el derecho al trabajo, el derecho a la salud y el derecho a una vivienda digna.

La constatación que hacemos es que no existe la igualdad proclamada constitucionalmente: cientos de miles de personas, trabajadoras de todos los sectores de la producción y de la distribución, al igual que gran parte de la población, han sido sometidas a un trato “criminal” y premeditado de lesión y deterioro de su salud por el hecho de trabajar y coexistir con un producto “asesino”, el AMIANTO.

Las personas empresarias y las instituciones públicas, tenían constancia desde los años 40 del siglo pasado, que el AMIANTO era peligroso y que causaría y causa enfermedades graves, muchas de ellas con resultado de muerte y, de manera premeditada, permitieron hasta el año 2002 en el Estado Español que este fuera utilizado como un factor de producción barato, sin importarles un pimiento las consecuencias sobre los derechos fundamentales de millones de personas,  en la vida y la salud.
La desigualdad también se mide en la siniestralidad, el dolor y la muerte. La protección de los derechos de los trabajadores y trabajadoras es un deber inalienable que las empresarias y las Administraciones Públicas, tienen que cumplir.

La quiebra de este deber de protección, se produjo desde el momento que las Administraciones Públicas permitieron –y permiten- a las empresarias, incumplir las legislaciones laborales protectoras de los derechos de las personas trabajadoras, así como permitieron –y permiten- que el Mercado y sus mercaderes, utilicen productos en nuestras viviendas, en los elementos cotidianos de la vida (calefacción, aires acondicionados, estufas, calentadores, etc., etc.) que nos condena a una mala salud física y ambiental, todo a mayor gloria de una minoría de la población, rica, poderosa, plutócrata en nombre de una competitividad, que deteriora y, quizás destruya, las bases sociales, económicas y medioambientales de la vida.

Desmantelada la red protectora, la impunidad es quien rige las relaciones laborales y por extensión, las sociales. La violencia ejercida sobre los derechos humanos fundamentales, se constituye como la “lógica más normal” de la vida y el cotidiano.
Esto sólo es posible, no sólo por la “alianza histórica” entre las oligarquías, poderosos y sus representantes políticos, sino que la ausencia de la lucha de los de abajo, de los ninguneados y ninguneadas, permite su impunidad e invisibiliza el dolor, la muerte y el desprecio por los derechos humanos fundamentales.

Para CGT, la recuperación de la VERDAD, es decir poner en el orden del día de la agenda “política” de las Instituciones, el “crimen y el genocidio” que ha supuesto y supone el producir y distribuir mercancías con un elemento dañino para millones de personas, como es y ha sido el AMIANTO, es un paso imprescindible para que Empresarias e Instituciones Públicas, sean IMPUTADAS y asuman sus responsabilidades civiles, penales y administrativas.

Y además, SE REPARE EL DAÑO CAUSADO, reconociendo que todas las personas que trabajamos y sufrimos el AMIANTO, tenemos derecho a tener un trato preferente en la vigilancia y protección de la salud, con los mejores medios existentes en la actualidad, y se INDEMNICE por el daño causado y se reconozcan los COEFICIENTES REDUCTORES en la jubilación de manera universal para toda esta población.

La “Ley del Mercado”  funciona como una máquina trituradora de derechos y de vidas y, las muertes, enfermedades y accidentes que causa esa “Ley”, tiene responsables con nombre y apellidos: las empresarias, sus gerentes, sus directivas y las y los políticos y legisladoras.

JUSTICIA Y REPARACION y CONDENA A LOS RESPONSABLES

1º de Mayo


jueves, 19 de abril de 2018

Modificaciones de los horarios de entrada y salida.


Desde CGT estamos viendo cómo en muchos proyectos se están llevando a cabo modificaciones en las condiciones de los servicios; los clientes presionan y los gerentes no saben decir que no, y esto supone una modificación sustancial, en algunos casos traumática, de las condiciones de los trabajadores.

No es el primer proyecto en el que en las últimas semanas se recibe el fatídico correo que informa de que se ha firmado con el cliente un pliego de condiciones que incluye una ampliación de horario, y el servicio se debe prestar hasta las 20:00 horas; consecuentemente, los trabajadores tienen que organizarse para dar servicio hasta esa hora. Para ello irán rotando, de forma que retrasarán el horario de entrada para adecuarlo al de salida; es decir, las horas efectivas de trabajo no cambian, pero son distribuidas de otra manera.




 

Perplejo, te haces la siguiente pregunta: Mi contrato es muy clarito, hora de entrada las 8 y salida a las 5, viernes y en verano jornada intensiva hasta las 3. Luego, esta modificación ¿es LEGAL?



Primero, debemos suscribir dicha modificación al ámbito de la voluntariedad y del mutuo acuerdo (remunerada en algunos casos y llegando a acuerdos, como en el caso de algunos proyectos en los que ya se está realizando). En el caso de que no existiera tal voluntariedad, esto entraría en el ámbito de una modificación sustancial de las condiciones de trabajo.

 

La diferencia entre una modificación sustancial y una modificación no sustancial es que en la segunda, el trabajador debe acatar la orden, porque ese tipo de modificaciones entran dentro de la facultad de dirección del empresario; en el caso de las modificaciones sustanciales (las más relevantes), el empresario sólo puede realizarlas cuando existan causas justificativas (económicas, técnicas, productivas, organizativas). Además, el trabajador puede impugnar la modificación para recuperar su horario normal, o extinguir el contrato de trabajo con derecho a una indemnización y a cobrar el paro.

Los juzgados han declarado si la modificación del horario es "sustancial" o no (en función de la relevancia del cambio), en los siguientes aspectos:

  • Cambio de jornada intensiva a jornada partida.
  • Suprimir el horario flexible (en la entrada y salida) o el horario de verano.
  • Retrasar en 2 horas el inicio de la jornada laboral.

La doctrina del Tribunal Supremo viene señalando de forma reiterada que por “modificación sustancial de las condiciones de trabajo hay que entender aquéllas de tal naturaleza que alteren y transformen los aspectos fundamentales de la relación laboral, entre ellas las previstas en la lista “ad exemplum” del art. 41.2 Estatuto de los Trabajadores”, entre las que se incluyen las indicadas antes.

Por lo tanto, el cambio consistente en retrasar la entrada y la salida al trabajo es una modificación sustancial, al entenderse que este cambio repercute de manera relevante y peyorativa en el ámbito personal, social y familiar de las personas afectadas.

Derecho a ser repuesto en las anteriores condiciones

Cuando el trabajador considere que la modificación de las condiciones no obedece a ninguna causa justificada, pero tampoco opte por demandar la resolución de su contrato con derecho a indemnización y paro, tiene la posibilidad de acudir al Juzgado de lo Social para que éste declare la inaplicación de las nuevas condiciones y el derecho del trabajador a ser restituido en las condiciones anteriores de trabajo.

Derecho a resolver el contrato de trabajo con indemnización

En cualquier caso, el trabajador entró a trabajar bajo unas condiciones determinadas, por lo cual, de verse éstas modificadas, podría verse obligado a buscar un nuevo trabajo, dado que las nuevas condiciones no satisfacen sus expectativas o necesidades (especialmente cuando hablamos de rebajas salariales o de la jornada).

En ese caso existen dos posibilidades que son las que determinarán la cuantía de la indemnización que el trabajador tiene derecho a percibir:

  • Si existiese una verdadera causa justificativa para modificar las condiciones de trabajo, la indemnización será de 20 días por año trabajado, con un máximo de 9 meses.
  • Cuando no se respeta alguno de los requisitos exigibles (no existe causa, o no se comunica al trabajador y a sus representantes) y la modificación "redunda en menoscabo de la dignidad del trabajador", éste tiene derecho a solicitar la resolución de su contrato con la indemnización máxima legal, 45/33 días de salario por año trabajado.

La empresa no ha informado oficialmente a CGT sobre estos cambios de horario, pero hemos solicitado información de los proyectos en los que se está practicando esta medida y solicitaremos en breve una reunión a RRLL para tratar este tema, establecer en qué forma se puede compensar esa redistribución de horas y conseguir que los viernes la comida sea pagada.



Si estás en esta situación y necesitas asesoramiento, ponte en contacto con CGT por los siguientes canales.

 

¡SI NADIE TRABAJA POR TI, QUE NADIE DECIDA POR TI!